mantenimiento estructuras de bambú - Evidally GBS

Cómo conservar el bambú en tus estructuras

De nada sirve una buena estructura, si no se mantiene adecuadamente.

 

A menudo nos encontramos con estructuras bastante deterioradas con el paso del tiempo.

Es común ver los culmos de bambú en una estructura, decolorados y agrietados, en puntos donde no se tuvo la precaución de protegerlos.

Porque los elementos de bambú que conforman la estructura deben además de una correcta preservación, deben protegerse por diseño.

Pero además se hace indispensable un correcto mantenimiento, que permita conservar la integridad de los culmos en la estructura.

El problema

 

El hecho de no darle un cuidado y mantener las estructuras de bambú, puede acabar dando incluso problemas estructurales.

Si dejamos sin mantenimiento una estructura que de alguna forma quedó expuesta a los rayos del sol, con el tiempo lo notaremos.

Los culmos expuestos directamente a los rayos UV, terminan perdiendo su capa natural de protección y con ella su color característico.

Se pierde esa película impermeable de su exterior y deja expuesta sus fibras exteriores.

Con el paso del tiempo, esto puede incluso ocasionar la pérdida de integridad del elemento y derivando en problemas de estabilidad de la estructura.

 

La solución

 

Si por alguna razón, y tal vez por mismo diseño de nuestra estructura, este presenta elementos claramente expuestos a la intemperie.

Debemos tomar medidas, primero: preventivas y luego tener en cuenta unas estrategias y técnicas de mantenimiento.

Lo ideal será; al momento de terminar la estructura, repasar los puntos débiles de su superficie (rayones, fisuras, golpes, etc.).

Ese repaso se debe hacer, cubriendo muy bien esos puntos afectados con una mezcla de cera de abeja y aceite de teca o de linaza.

Se deben saturar bien con la solución y dar un repaso con esta preferiblemente a todo el elemento.

Con el paso del tiempo, se podrá observar que la superficie de la caña va perdiendo su brillo y con ello su capa de protección natural.

Es entonces el momento de ponerse manos a la obra y pensar en iniciar el mantenimiento preventivo.

Prepararemos la misma mezcla de aceite de teca o linaza con cera de abeja, para aplicarla a toda la superficie de los culmos.

 

El mantenimiento

 

Lo ideal será dar una lijada a toda la superficie de la caña, con una lija suave, para no descubrir a fondo las fibras exteriores.

Luego limpiar con un trapo húmedo para retirar los residuos del lijado.

El paso siguiente será preparar la mezcla a utilizas; una parte de aceite natural de linaza o teca, y otra de cera de abeja.

Previamente hemos calentaremos la cera para ponerla en estado líquido y facilitar la mezcla.

Ahora manos a la obra.

Nos ponemos a hidratar toda la superficie de la caña, repitiendo con una segunda capa dónde se vea que la decoloración natural ha sido mayor.

Esta operación la debemos realizar al menos una vez cada dos años.

Y sobre todo en los puntos críticos de la estructura. Los más expuestos.

 

Conclusiones

 

Si te decides a construir tu estructura, ten en cuenta que los culmos o cañas estén bien preservados y tratados.

Tren en cuenta que la protección por diseño es fundamental para garantizar la integridad de tu estructura.

Un correcto mantenimiento preventivo, resulta clave para garantizar la durabilidad y la integridad de cada uno de los elementos que conforman tu estructura.

Si te ha gustado el contenido de nuestro vídeopost, déjanoslo saber en los comentarios de abajo.

Y recuerda que, con nosotros, en Evidally GBS, si quieres saber y aprender más del bambú como material de construcción; encontrarás eso en nuestra aula virtual “Evidaula de Evidally”, con los contenidos necesarios para aprender de verdad a construir con bambú.

Y mucho más en La “Guía explicativa de uso del bambú en proyectos y soluciones constructivas”

Te invito a darle un vistazo.

Un saludo bambusero.