Ética y Desarrollo Sostenible | Evidally GBS

Desarrollo sostenible y ética van de la mano

 

Una serie de valores fundamentales que se deben rescatar

y estar presentes en todo nuestro accionar.

En el desarrollo sostenible, lleva una serie de valores implícitos que conciernen a los seres humanos y su visión que tiene sobre la naturaleza. Una serie de valores fundamentales que se deben rescatar y estar presentes en todo nuestro accionar.

De otro lado la ética y la moral son indiscutibles y fundamentales en el desarrollo sostenible adoptando una perspectiva ética muy más amplia donde se discute el valor de la naturaleza mediante la fusión entre la ética humana y la ambiental.

La ética ambiental se refiere al valor de la naturaleza y el clima, tiene un valor propio o valor instrumental. Un valor instrumental significa un valor que recibe un objeto en relación a su uso.

La pregunta que se precisa es, si la naturaleza tiene un valor propio y los humanos son considerados como parte de los ecosistemas, entonces la responsabilidad humana es usar los recursos de la naturaleza con gran cuidado.

Pero si la naturaleza tiene un valor instrumental, la naturaleza se valora de acuerdo con los beneficios que los humanos pueden obtener de ella. Estas dos posiciones se llaman eco-céntricas y antropocéntricas.

La naturaleza es importante y cualquier acción que la viole,

es una amenaza para la utilidad común.

Hay muchas perspectivas sobre cómo se debe valorar la naturaleza dentro de la ética ambiental. En una perspectiva, todos los animales tienen un valor propio y en el otro lado de la escala todas las criaturas vivientes, los ecosistemas y las plantas tienen un valor propio.

Ambas teorías éticas utilitarias y deontológicas están presentes en el desarrollo sostenible y tienen aplicaciones. El ejemplo utilitario es la democracia como sistema político y economía de mercado.

La naturaleza es importante y cualquier acción que la viole, es una amenaza para la utilidad común. Por lo tanto una economía de mercado y sus prácticas de monopolios, violan sistemáticamente la posibilidad de las personas de satisfacer sus necesidades de aire limpio y agua o alimentos en su afán, mercantilista de acumulación de riqueza material. Eso se constituye, de hecho, una acción nada ética y carente de valores.

En los cuatro principios del desarrollo sostenible se discute el valor de los humanos y la naturaleza, pero dice que: “los humanos tienen un estado especial y único”. Esto significa que se trata de capacidad de las personas para sobrevivir, pero con una responsabilidad hacia la naturaleza.

Algunas personas luchan contra su responsabilidad.

La naturaleza tiene recursos y resiliencia limitados. Esto apunta a la responsabilidad humana hacia la naturaleza y su valor. La naturaleza debería ser preservada por sí misma y por su propio uso, y los humanos deberían ser extremadamente cautelosos sobre cómo explotarla.

En el desarrollo sostenible, hay muchas acciones y decisiones que tienen implicaciones morales. Sientes que necesitas hacer las cosas correctas, te sientes mal y culpable. Algunas personas luchan contra su responsabilidad.

Hay razones personales (egoístas tal vez) por las cuales es difícil asumir la responsabilidad en cada situación. El desarrollo sostenible es complejo y, a menudo, no se ve cómo tus acciones pueden marcar la diferencia.

Maneras de manejar esto es aprender más sobre cosas, para poder tomar decisiones y acciones informadas.

Finalmente, podemos hacer pequeños cambios en nuestro comportamiento y tomar decisiones esperando lo mejor. Esta posición corresponde a lo que se denomina sostenibilidad débil.

Una sostenibilidad fuerte implica que se necesitan y se deben toman acciones más fuertes para lograr un cambio radical. Y estas acciones son requeridas en todos los sectores de la sociedad.